Search

Una nueva oportunidad para lograr una transición hacia una economía baja en carbono

Si bien esta disrupción global generada por el CoV ha traído como consecuencia una disminución en la emisiones de CO2, seguramente va a ser transitoria, pues una vez superada la fase crítica, los países y sus diferentes sectores productivos van a intentar recuperarse lo mas pronto posible y volver a la senda de crecimiento. Es precisamente en este momento en donde los enfoques que se adopten deben ser elegidos cuidadosamente, pues tendrán un impacto relevante en la sociedad y seguramente determinante en el largo plazo.


Es sabido por ejemplo, qué luego de la crisis financiera del 2008, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la combustión de fósiles y la producción de cemento crecieron un 5,9% en 2010, lo que compensó con creces la disminución del 1,4% en 2009. Igualmente, son de conocimiento público los vínculos entre muertes prematuras y la contaminación del aire proveniente de diversas fuentes. Añadir una carga adicional de contaminación atmosférica como consecuencia de un deseo de crecimiento rápido, podría exacerbar la contribución general del CoV al número de enfermedades y muertes. Lo que precisamente deben evitar los gobiernos, es tratar de impulsar sus economías agravando otras crisis ya existentes.


La oportunidad está dada para que los gobiernos y empresas aceleren la transición hacia sistemas energéticos y de transporte bajo en carbono. De forma simultánea se combatiría frontalmente no solo la contaminación atmosférica sino también la emergencia climática. De esta forma, se lograrían beneficios en términos de salud y bienestar de las personas al tiempo que podrían promoverse más y mejores empleos asociados a una economía baja en carbono.


Los gobiernos tienen la capacidad y los recursos para adoptar medidas urgentes y radicales no solo para contener las crisis sino también para impulsar el crecimiento en respuesta a la mismas. Se deben aprovechar las circunstancias para direccionar diversas cuestiones, en este caso relacionadas concretamente con la crisis climática y a la contaminación atmosférica. Por el lado del sector privado, son bien conocidos los casos en los que las compañías que adoptan estándares de sostenibilidad y mejoran su desempeño ambiental, superan a sus pares, al tiempo que reportan mejores márgenes de utilidad y beneficios en comparación con aquellas empresas que mantienen su estatus-quo. De manera muy concreta, para sectores como el energético, de transporte, incluso los sectores de infraestructura y residuos se presentan oportunidades únicas considerando las posibilidades de obtención de energía a partir de las renovables, adoptando los principios de la economía circular y considerando los nuevos desarrollos tecnológicos y su disminución en costos.


Por último, vale la pena resaltar la solidaridad, rápida capacidad de adaptación y de respuesta oportuna que se ha evidenciado en organizaciones públicas y privadas así como en el día a día de las personas. Las restricciones que se han impuesto nos han obligado a cambiar nuestros propios hábitos de trabajo, educación y de relacionamiento. Deberíamos aprovechar esta oportunidad para identificar la amplia gama de beneficios que traen estos cambios y también para ser mas conscientes y responsables en nuestras decisiones. Como sociedad debemos no solo considerar las acciones inmediatas sino también pensar en el futuro, aprovechando esta oportunidad única de impulsar un crecimiento sostenible a largo plazo.


Original post: https://www.linkedin.com/pulse/una-nueva-oportunidad-para-lograr-transici%C3%B3n-hacia-baja-mora-gomez/

4 views0 comments